Todo lo que debes saber sobre vino encorchado

Encontrarse con un vino encorchado es más o menos como una primera mala experiencia en un restaurante de sushi: funciona como un repelente para futuras experiencias, ya que puede arruinar la percepción que tenemos del sabor de esa bebida o comida.

El problema es causado por el compuesto TCA (2,4,6-tricloroanisol). Este compuesto es producido por un hongo que se alimenta de corcho natural. Esto afecta entre el 2% y 3% de todos los vinos embotellados con corcho y ha sido el mayor dolor de cabeza de la industria durante años.

El término encorchado se refiere solamente a un vino que presenta un olor enmohecido, no quiere decir que al vino le hayan caído pedazos de corcho o este se haya roto al sacarlo.

Un vino muy encorchado puede oler a perro mojado, a periódico mojado o a sótano muy húmedo y cerrado. Qué maravilloso … Cuando los niveles son más bajos, es posible que no pueda sentir estos olores característicos, pero el vino puede parecer opaco con falta de aromas.

Sin embargo, a veces, un vino encorchado puede no ser fácil de detectar y, además, es más difícil detectar el vino tinto encorchado que un vino blanco encorchado.

En un restaurante o bar, si tiene mala suerte y le sirven una botella de vino encorchado, puede enviarlo de vuelta. Si compro en vino en una de internet, guarde sus recibos para lograr el cambio.

Si estás en casa, bueno, no será perjudicial para tu salud, pero ya sabes lo que dicen: la vida es demasiado corta para beber mal vino. Por lo tanto, la mejor solución probablemente será abrir otra botella y disfrutarla.

Artículo de Ellen Johnston tomado de https://nosywineclub.com

Foto de https://www.pexels.com

Síguenos en nuestras redes sociales