Vino blanco para el Día de la Madre

El Día de las Madres siempre es un momento para explorar vinos blancos y estas son algunas ideas para disfrutar y brindar en familia.

Entrada y sauvignon blanc.

Pienso en los sauvignon blanc chilenos con notas tropicales de piña madura, a veces incluso algo de lechosa y guayaba para abrir un menú con una ensalada con un aderezo cítrico o incluso con algún pasapalos venenezolano como tequeños tradicionales. La acidez es perfecta para abrir el apetito.

Plato principal y vino verde.

Ese carácter mineral que a veces aparece como una pizca de sal marina en la lengua y el perfume cítrico me lleva a las frituras: pollo empanizado o pescado rebozado servidos con puré de papas muy cremoso. Aparte, el vino verde es de esas botellas que nos transportan como en un viaje así que la conversación está asegurada.

Postre y chardonnay.

No necesita llevar madera el chardonnay sino simplemente tener una rica concentración para poder acompañar dulces con hojaldre o tartaletas que tengan crema pasteleras y algunas frutas. ¿Quién dijo que hay que cerrar un menú obligatoriamente con una copa dulce? Nada como una elección de vino inesperada para despertar los sentidos.

Vinos blancos para el día de la madre

Articulo de Jesús Nieves Montero

Foto de Pixabay

Síguenos en nuestras redes sociales