3 cosas que me encantan de Vilarnau rosé edición Trencadis

Se trata de un vino que es bastante más que burbujas rosadas y te cuento por qué me parece Vilarnau una opción excelente para descorchar o para regalar.


Encuentro de dos tradiciones.

Elaborado con una mezcla de pinot noir y trepat, estas burbujas de Vilarnau nos muestran una variedad clásica francesa y una autóctona catalana que muestran las favorables condiciones del Penedés para el cultivo de este tipo de uvas que mezclan delicadeza y carácter. A la fruta jugosa de la pinot, la trepat le da un carácter más autero y la crianza de hasta 24 meses en botella las cubre con los destellos de levadura y brioche que refleja por qué un buen cava no tiene nada que envidiar a un champagne.

Viaje cultural.

Ese mosaico que es el trencadis hace que inmediatamente sueñe, incluso antes del descorche, con Barcelona. Con las calles, casi callejones, del Barrio Gótico, con las horas caminando con el Mediterráneo el frente en la Barceloneta, con la gente moviéndose frenéticamente en la avenida Diagonal o la luminosidad del parque Güell. Para mí es un viaje inmediato.

Posibilidades gastronómicas.

Con un espumoso con este tipo de crianza y estas uvas, no necesito pensar en un vino para el plato principal. Desde un carpaccio de lomito para comenzar a un guiso de pollo con especias asiáticas hasta cerrar con una mousse de chocolate, sé que con este cava puede llevar todos los sabores.

Artículo de Jésus Nieves Montero

Síguenos en nuestras redes sociales