5 tips para que disfrutes más tu pasión por el vino

Si eres de las personas que se toman en serio el vino, estas recomendaciones van a ayudarte a desarrollar esta pasión por el vino.

Descarga al menos un app de vinos.

Realmente hay varias pero seguramente habrás visto que algunas como Vivino o Wine Searcher son particularmente populares. ¿Qué puedes hacer con ellas? El valor de Vivino es, como en la mayoría de los sitios sociales, su comunidad: puedes tener acceso, con una simple búsqueda por el nombre del vino o con escanear su código de barras, no sólo a la información estándar de la bodega sino también a reseñas de otros usuarios para que puedas tomar tus decisiones de compra. En el caso de Wine Searcher, si bien muchas veces se utiliza únicamente para saber el rango de precio de una botella hay artículos muy interesantes sobre las regiones y las bodegas.

Colecciona etiquetas, no botellas.

Llega un momento que por amplio que sea el espacio que quieres dedicar a tu colección, no podrás seguir acumulando botellas, pero eso no quiere decir que debe salir totalmente de tu registro. En la mayoría de los casos, si colocas la botella sobre el vapor de una olla con agua que tengas hirviendo, el pegamento debe ceder, de forma que con un par de pinzas puedes retirar la etiqueta para conservarla en un block o en un álbum de fotografías. Vas a tener el recuerdo de esos vinos que te han marcado sin el problema de espacio.

Toma nota de los vinos de forma sistemática.

Recuerda que volver a un vino que te gustó es como reencontrar a un amigo entrañable pero sólo si has identificado esas botellas especiales podrás repetirla. Te recomendamos que en una appa como Evernote o Google Keep hagas las notas en las que no pueden faltar: una fotografía de la etiqueta, las variedades (recuerda que en el caso de los blends podrían variar de año a año), la cosecha, y en qué condiciones (lugar, tipo de copa, compañía) disfrutaste el vino. Hay veces que una excelente compañía puede hacer que sobreestimes un vino, así como un servicio deficiente podría hacer que descartes una botella maravillosa, así que si llevas estas notas podrás considerar esas variables.

Prefiere calidad a cantidad.

Es cierto que después de que uno se entrega al vino es difícil, por ejemplo, comer sin una copa, pero a veces por disponibilidad o por un tema de costo terminamos comprando botellas que realmente son prácticamente más útiles para coctelería. Por eso, trata siempre de buscar vinos que te gusten, que tengan algún  interés para ti, que le digan algo a tu paladar aunque esto signifique comprar menos botellas.

Prueba cosas nuevas.

El paladar que siempre prueba lo mismo es un paladar que se atrofia, no puedes decir que a ti la variedad que más te gusta es la malbec si solo has probado malbec, así que aventúrate, prueba nuevas cepas, nuevas regiones, nuevos estilos de hacer vino. Muchas veces el vino tinto envuelve por su potencia y los matices de sus aromas y sabores pero no dejes de probar los blancos y rosados; recuerda que a la hora de las burbujas no sólo existe champagne sino el cava español y muchas burbujas muy agradables en países como Chile; considera que los vinos con un largo paso por madera pueden asombrarte al primer sorbo pero a veces se necesita la vivaz sensación de la fruta fresca. Bebe para disfrutar y aprender, para desarrollar tus sentidos.

Artículo de Jesús Nieves Montero

Síguenos en nuestras redes sociales