Tio Pepe, el jerez más admirado

Artículo de: Vanessa Barradas

La marca de Jerez Tío Pepe es oficialmente la más admirada del mundo según el listado anual de marcas de Drinks International, quedando situada entre las etiquetas más reconocidas de grandes vinos como Penfolds, Chateau d’Yquem, Ridge y Latour. Es la primera vez que el Fino número uno de Jerez de España, se incluye entre las diez primeras “Marcas de vino más admiradas del mundo”, quedando también en la clasificación más alta en el ranking anual de los 50 Principales.

En Venezuela  el consumo de Jerez prácticamente se limita a la cocina, no como acompañante sino como ingrediente, de hecho es muy extraño que en un restaurante se ofrezcan copas de este tipo de vino. Sin embargo, debo confesar que el Jerez es una bebida que me fascina, es muy compleja en su modo de elaboración y el producto final es exquisito, tanto que si todos lo apreciaran dejarían de cocinar con este y lo convertirían, por ejemplo, en el aperitivo ideal.

El vino de Jerez se produce en España, específicamente en una zona denominada “Marco de Jerez”, territorio vitivinícola español de las provincias de Cádiz y Sevilla, en la comunidad autónoma de Andalucía, donde se produce y se cría este tipo de vino. Está compuesto por Jerez de la Frontera (que le da nombre), Sanlúcar de Barrameda, El Puerto de Santa María, Trebujena, Chiclana de la Frontera, Puerto Real, Rota, Chipiona y Lebrija (único situado en la provincia de Sevilla). Las uvas utilizadas para elaborar Jerez son: Palomino Fino, Pedro Jiménez y Moscatel, todas cepas blancas.

El Tío Pepe galardonado y que todos conocemos, es un Jerez estilo Fino. Esta clasificación se le da a los tipos de Jerez secos y ligeros al paladar con grado alcohólico entre 15º y 18º. Se elaboran bajo el método de crianza “biológica” el cual sucede en barricas de 500lt de capacidad luego de la fermentación. La crianza “biológica”  se hace en barrica (llamada también bota) dejando “dos puños” de cámara de aire, conservando sobre él la capa de levaduras surgida durante el proceso de fermentación, llamada “la flor”. Este velo de levaduras cubre toda la superficie del vino dentro de la bota, aislándolo del aire e impidiendo su oxidación, por lo que esta forma de crianza no es oxidativa a diferencia de la usada para hacer jereces de otro estilo como los Olorosos, Amontillados y Moscateles.

Somos privilegiados de tener en el mercado venezolano a una de las mejores marcas del mundo como es Tío Pepe, que ahora también está entre las más admiradas. Les recomiendo tomarlo en una copa pequeña servido frío de la nevera, les seguro que comenzarán a disfrutar del Jerez tanto como yo.

Tomado de: www.rutasgolosas.com