Principios básicos para armar tu cava de vino en casa

Artículo tomado de: www.cocinayvino.com

 

El vino está hecho para beberse. Algunos creen que coleccionar botellas es una afición sin sentido, lo ideal sería llevar esa colección en nuestra memoria gustativa. No obstante, siempre es recomendable tener vino en casa para compartir en cualquier momento. Cuando nos gusta mucho uno en particular y este tiene potencial de guarda en botella, podemos llevar a casa varios ejemplares y descorcharlos en períodos distintos para notar su evolución. Para esto es necesario considerar ciertos principios que harán de tu cava de vino un lugar óptimo de guarda.

Debes escoger un armario o cajón de madera idealmente, que puedas ubicar en un sitio seco, fresco, donde no sufra cambios bruscos de temperatura. Evitar el contacto directo con la luz, con olores y vibraciones fuertes.

Considera los siguientes factores para armar tu cava de vino

  1. Temperatura: debe ser constante. Los cambios bruscos de temperatura afectan negativamente al vino, desvirtuándolo y haciendo que envejezca más prematuramente. Lo ideal sería instalar un medidor de temperatura y controlar que permanezca por debajo de 20 °C.
  2. Iluminación: la luz acelera la oxidación del vino y afecta negativamente sus características gustativas y visuales. Si se ha de tener luz en una cava en casa, debe ser luz artificial, tenue y que solo se encienda cuando se requiera.
  3. Humedad: es uno de los factores más importantes en la guarda y conservación del vino. Se debe mantener controlada en un nivel medio, aproximadamente en 70%. El exceso de humedad podría favorecer las condiciones para que se reproduzcan hongos que ataquen al corcho, lo que afectaría finalmente al vino. Por otro lado, un ambiente seco en extremo podría resecar al corcho y hacer que el vino a la larga se oxide.
  4. Vibraciones: se debe evitar que la cava de guarda quede expuesta a movimientos constantes. El vino debe ser considerado como un ser vivo al que hay que mantener en condiciones muy especiales. Las vibraciones en exceso podrían hacer que se fatigue.
  5. Ventilación: es recomendable que las cavas posean un sistema de ventilación que garantice la circulación de aire en su interior. Esto ayudaría a purificar y liberar el ambiente de posibles malos olores que se hayan concentrado por causas externas.