Los Mitos y Beneficios de la Tapa Rosca en el Vino

Suben las temperaturas y la demanda por vinos blancos y espumantes aumenta. Es posible que al momento de elegir se nos pase por la cabeza si es mejor uno con tapa rosca o uno con corcho. ¿Cuál elegir? ¿Y por qué? Hay algunos mitos en cuanto a la calidad de los vinos de tapa rosca, al punto de que algunos consumidores prefieren directamente una botella con corcho. En realidad no hay mucha diferencia entre una y otra. Veamos a continuación por qué.

Mitos sobre la tapa rosca

Antes de entrar de lleno en los mitos, es importante señalar que vinos frescos como el Chardonnay, el Moscatel Rosada, el Sauvignon Blanc o el Pinot Noir no requieren un corcho en su envasado para mantener su calidad y sus atributos. Estas son las razones.

Mito #1: El vino con tapa rosca es de menor calidad

La tecnología actual permite envasar vinos con tapa rosca de aluminio sin que se pierdan sus atributos más importantes, sino todo lo contrario.

El cuerpo –el peso aparente que sientes en el paladar al tomar el vino- se conserva sin problemas, manteniendo su consistencia en el tiempo, sea ligera o más bien densa.

El atributos en paladar no se ven afectados por la tapa rosca, ya que esta aísla de forma efectiva todo factor externo que pudiese modificarlos. Un vino tánico mantendrá esa sequedad y firmeza características, mientras que para una fermentación más bien corta se conservará la dulzura típica de este tipo de vinos.

El aroma se preserva con sus tonos auténticos al emplearse una tapa rosca, manteniendo lo frutal, maderoso o floral según sea el caso, especialmente la fragancia buqué propia de los añejos. Como vemos, la calidad de un vino no se sacrifica por el tipo de sellado de una botella: se conservan la intensidad y los otros atributos esenciales que le dan personalidad al producto. Además, la calidad y la producción tanto del corcho como de la tapa rosca pueden ser de alto nivel dependiendo del caso.

Mito #2: Oxigenación insuficiente

Se piensa que al usar tapa rosca en lugar de corcho se impide la correcta oxigenación del vino con el fin de que madure con el tiempo. Esto resulta impreciso al considerar que la tecnología de ensamblado de vinos con tapa rosca ha logrado adaptarse:

Tapas más herméticas para los vinos que requieran conservar su frescura, con el cuello de la botella adecuadamente sellado.

Ensamblajes menos herméticos para los vinos de guarda, calculados de tal forma que el ingreso de aire es similar al del corcho necesario para este caso.

Citando un ejemplo, los vinos frescos como el Sauvignon Blanc pueden ser ensamblados con tapa rosca completamente hermética, pues en la cámara de sus botellas -el espacio entre el vino y la tapa- se encuentra la cantidad de oxígeno suficiente para su preservación.

Además de estos mitos y de las falsas percepciones respecto a la tapa rosca, no podemos dejar de mencionar los beneficios de la tapa rosca.

Beneficios de la tapa rosca en el vino

Son diversos los beneficios que confiere una tapa rosca a los distintos tipos de vino. Algunos de los más importantes son los siguientes:

  • Son mucho más fáciles y rápidos de abrir.
  • Gracias a su practicidad, se puede consumir el producto en cualquier lugar y circunstancia, sin necesidad de herramientas adicionales.
  • En caso de que se quiera consumir el vino uno o dos días después de abierto, la tapa permite guardarlo con mayor comodidad.
  • Además, se debe considerar que el corcho natural se produce a partir del alcornoque, un árbol que se puede cortar cada 9 años y cuya presencia se ve principalmente en regiones como Portugal, España y el norte de África. La tapa rosca, por su parte, es de aluminio -el cual se obtiene de la bauxita-, lo que la hace 100% reciclable e incluso más amigable para el medioambiente.

Es así como el tipo de sellado del vino no habla en absoluto de su calidad. Por eso, al buscar un vino especial, hay que fijarse en los gustos propios, en lo que se acompañará y en las características del vino.

Tomado de https://www.monteswines.com/

Síguenos en nuestras redes sociales