Los cambios de temperatura y el vino

Los cambios en la temperatura tienen más influencia en la evolución del vino que la temperatura absoluta. Si ésta aumenta o disminuye considerablemente en poco tiempo  las botellas empiezan a “respirar”.

El volumen del aire y del liquido actúan con mucha rapidez si se produce in ascenso de temperatura repentino; si ésta desciende bruscamente el volumen de ambas sustancias se contrae.

La sobre-presión o la depresión que se producen respectivamente se compensan mediante la presión que el vino ejerce entre el corcho y el cuello de la botella, o el aire que el tapón deja pasar a ésta.

El oxigeno llega al vino y puede provocar la aparición de aromas no deseados. Por ello una botella “sudada” no es solamente un problema estético , sino también un aviso de posibles problemas de almacenamiento.

Artículo de André Dominé