El bouquet gana con la edad

El buen vino, mientras más viejo, mejor!

Lo mejor al descorchar una botella muy añeja es su bouquet. Por eso, es aconsejable que los invitados prueben los vinos antes de comer para que aprecien sus delicados matices sin falsear.

Además es importante servir el vino a unos 18 °C ya que el bouquet de la antigüedad sólo se aprecia a una temperatura alta.

Para quitar el poso hay que verter con mucho cuidado el vino en un decantador inmediatamente antes de degustarlo. Así los matices de su bouquet no se pierden antes de tiempo.

Un vino de buena cosecha, que ha madurado durante décadas y ha desarrollado una compleja estructura de aromas completamente nuevos, siempre recibe el reconocimiento unánime.

Un vino así debería servirse después de una comida ligera y condimentada de manera adecuada, que finalice con queso y nunca con un postre dulce. En caso de duda es conveniente degustarlo solo, sin acompañamiento culinario de ningún tipo.

Las cosechas de añejos no llevan  sin motivo el nombre de “vinos para meditar”

Tomado de “El Vino” por André Dominé

Foto de https://www.instagram.com/carolinawines/