Consejos para escoger un vino en un restaurante

¿Cómo escoger un vino en un restaurante?

De la manera en que ustedes se sientan más cómodos, recuerden que son los que pagan la cuenta y tienen derechos que exigir, por más cara fea que ponga el mesonero. No se dejen influenciar por presiones de nombres, marcas, modas, etc., pidan el vino que a ustedes o sus invitados más les acomode. Exijan siempre que les muestren la botella antes de descorcharla, comprueben que es la que realmente ordenaron, pruébenla, y si encuentran defectos o fallas, háganlo saber y pidan su reemplazo. No se olviden de oler las copas antes del servicio, la mayoría de las veces tienen malos olores producto de los detergentes utilizados en la limpieza o de un secado deficiente que deja humedad. Cuando cambien de vino exijan copas nuevas y si se trata del mismo vino pero de otra botella, comprueben que son similares y no lo mezclen con el anterior. Cada botella tiene vida propia.

¿Qué hacer con el corcho que el mesonero le deja a uno sobre la mesa al destapar un vino?

Esta es una práctica común en muchos restaurantes y parte de una concepción equivocada del servicio. Un corcho a lo que huele es a corcho y si está defectuoso, peor. Es posible detectar defectos en el vino con solo mirar el corcho, pero esa es tarea del sumiller o del mesonero ¡antes! de ofrecerlo, no de ustedes. Se supone que debe tener la certeza de la calidad y sanidad del vino y si considera que pueden existir fallas, simplemente retira la botella y trae otra en buen estado. Con el corcho y la botella destapada ustedes no pueden hacer nada más que mirarlo y esperar a que sirvan un poco de vino en la copa antes de aprobarlo. Si ven que el corcho huele mal, a moho, o está saturado de vino, o roto, es posible que el vino presente fallas

¿Cómo es el vino de la casa?

Esta es una expresión que tiene múltiples lecturas. Originalmente, en los países productores, se llama vino de la casa al que ofrecen en el restaurante y procede de los alrededores de la zona, de algún viticultor amigo. Debería ser, por lo general, un vino de buena relación calidad precio, pero no necesariamente es así. Hoy en día vino de la casa es sinónimo del vino más barato que ofrece el restaurante y no siempre tiene una calidad aceptable. Entonces, es mejor ir con precaución. Primero, averigüen el nombre del vino y si no lo conocen, pruébenlo antes de ordenar una botella. Si les parece aceptable, no sientan pena en ordenarlo.

¿Puedo devolver un vino?

Claro que sí, pero cuando existan razones válidas para ello. Un vino puede devolverse cuando presenta defectos y está alterado, como vinagre, moho, rancio, sucio, oxidado, etc. Si es en el restaurante, se rechaza inmediatamente. Si es en una tienda especializada, debe llevar la botella llena y explicar el defecto, están obligados a reemplazarla por otra igual o bien por una del mismo precio. Si un vino simplemente no le gustó, no es razón suficiente para devolver la botella destapada. Puede pedir un cambio de producto y modificar la compra, pero no un reembolso.

Tomado del Manual del Vino de Miro Popic