Cómo conservar el vino correctamente

Cuando me regalan o cuando compro una buen botella de vino, inmediatamente tengo que decidir si es algo que quiero tomarme ahora o algo que quiero conservar para luego.

La mayoría de personas no están conservando un montón de vino hoy en día, pero cuando te encuentras con una botella o dos que quieres guardar por unos años (o unas décadas), es importante asegurarte de que estás conservando el vino correctamente.

Mantenerlos frescos: Lo mejor que puedes hacer cuando quieres conservar tus vinos es mantenerlos en un lugar con una temperatura fresca y estable. Si tu vino se calienta, podría perder ciertos aspectos de su aroma y sabor. La temperatura ideal para conversar los vinos es entre 7 y 18°C grados. Nunca quieres mantenerlos a más de 21°C grados.

Tu frigorífico lamentablemente no es el sitio ideal para almacenar tu vino (al menos de que estés guardando vino blanco que quieres tomar en la cena) porque se puede poner demasiado frío y afectar a los corchos. Una alternativa es poner el vino en el sótano o en un armario que se mantiene fresco. Si estás guardando más de una botella, es mejor comprar un frigorífico diseñado especialmente para el vino.

Mantenerlos en la oscuridad: La luz es el enemigo del vino (y de la cerveza). Asegúrate de que la ubicación donde decides guardar tu vino es una que se mantendrá oscura y que no estará expuesta a la luz del sol.

La exposición al sol puede causar que tu vino envejezca antes de tiempo y empeorar la calidad en general del vino. Si quieres tomar aún más precauciones, utiliza bombillas incandescentes en vez de bombillas fluorescentes, aunque los dos probablemente están bien.

Colócalos de lado: Hay una razón por la cual los botelleros están diseñados para que el vino esté de lado. Guardar tu vino de lado mantiene el corcho húmedo y evita que se seque. Lo anterior no aplica para vino con tapones roscados o corchos de plástico en un lado (aunque lo puedes hacer), pero los vinos con corcho original siempre deberían estar de lado.

La consistencia es clave: Si puedes, intenta evitar mover tu vino si no tienes que hacerlo. Hay algunos que argumentan que las vibraciones pueden afectar la calidad de tu vino a largo plazo. Aunque algunos golpes de vez en cuando probablemente no lo afectarán, es mejor limitar el movimiento de estas botellas lo máximo posible.

Conoce tu vino: Algunos vinos se pueden envejecer durante 20 años o más y mejorarán con el tiempo. Otros vinos necesitan ser consumidos durante unos años. Si no, empezarán a cambiar de forma negativa. Tienes que saber lo que estás guardando y cuándo deberías consumirlo. Marcas reconocidas y de calidad son más fiables ya que generalmente sus vinos mejoran con el tiempo.

Artículo de Emily Price tomado de https://es.gizmodo.com/