Cata vertical de Los Vascos Sauvignon Blanc (cosechas 2013 y 2016) con Belkis Croker

La cata vertical se caracteriza por someter a juicio vinos con puntos importantes en común, pero de diferentes añadas; por ejemplo, se puede realizar con vinos de una misma región, productor, cepa o Denominación de Origen pero de diferentes años. En este caso presenciaremos la Cata Vertical de los Vascos Sauvignon Blanc, cosechas 2013 y 2016 con la Sommelier Belkis Croker.

La vista

Para analizar el color, el brillo y los matices del borde, se inclina la copa hasta dejarla prácticamente horizontal. Es importante que agarres la copa por el tallo para no calentar el vino.

– Limpidez: mide la pureza de un vino; en concreto, las partículas en suspensión que se aprecian en él. Estas imperfecciones pueden adquirir formas diversas y en función de ellas se dice que un caldo es transparente, brillante, opaco, turbio…

– Color: ha de apreciarse con el vino en reposo y ayudara determinar su cuerpo, edad y estado. Es importante que la sala esté bien iluminada.

 

El olfato

Acerca tu nariz a la copa sin moverla en exceso para apreciar los aromas primarios del vino. A continuación, gírala suavemente en torno a su eje vertical para distinguir otros matices. Aspira el aroma alternando inhalaciones más suaves con otras más profundas y déjate llevar.

– Franqueza: un vino franco es aquel que no tiene alteraciones ni defectos, el que carece de olores inadecuados.

– Intensidad: se refiere al impacto de los aromas en la nariz. Normalmente los vinos más jovenes son menos complejos.

– Calidad: se mide en función de la intensidad y la complejidad de los aromas.

 

El gusto

Lo normal es dar un pequeño sorbo y mover el líquido de un lado a otro de la boca, utilizando la lengua para un mejor análisis. Terminada la degustación, el vino puede tragarse.

– Franqueza: lo mismo que en la fase olfativa, pero aplicado al gusto.

– Intensidad: los sabores también pueden ser más o menos intensos, y, lógicamente, esto es igualmente valorable.

– Persistencia: duración de las sensaciones que siguen apreciándose en la boca después de la ingestión del vino.

– Calidad: varía para cada tipo de vino, normalmente se busca equilibrio de los elementos percibidos.

 

 

Superadas las fases anteriores, normalmente se realiza una final denominada de post-sabor o retrogusto -nuevas sensaciones en el final de boca-, que supone un 30% o 40% en una cata profesional.

Texto tomado de http://www.saberia.com/cuales-las-fases-una-cata-vino/