Características aromáticas de las variedades viníferas

Chardonnay: La cuna de esta uva esta en Borgoña, en donde se aprovecha para vinos tan conocidos y apreciados como el chablis o el montrachet. Cuando es plantada en zonas cálidas, la reina de las variedades blancas presenta aromas de piña, almíbar y cambur. Si los viñedos están en clima frió, los aromas pasan a ser piña fresca, manzana verde, pera y cítricos. Cuando el vino pasa por barrica o es fermentado en ella se sienten rastros olfativos de mantequilla, vainilla y nueces.

Sauvignon Blanc: De origen francés, particularmente de Loira, se usa en reputados vinos como los sancerre o pouilly fumé. Los vinos elaborados con esta variedad tienen un carácter muy típico y uniforme, sea cual sea su lugar de origen. En algunos casos los aromas son más intensos, dependiendo si el lugar es cerca del mar o es una zona continental. Sus típicos aromas varietales son parchita, piel de frutas cítricas, toronja rosada, y también aromas herbáceos como grama recién cortada y ruda.

Malbec: A pesar de que su origen es francés, le ha venido sirviendo de carta de presentación a Argentina. Cuando los vinos hechos con ella son jóvenes, los aromas de bayas silvestres como la mora son distintivos. Los malbec plantados en viñedos de más de mil metros de altura y seguidamente criados en barricas presentan aromas de frutos negros muy maduros, anís, clavo de olor, vainilla, hojas de tabaco y chocolate.

Syrah: Propia del norte del Ródano, logra excelentes resultados en el mundo entero. Los vinos elaborados con esta uva tienen aromas d fruta macerada en alcohol con recuerdos especiados, sobre todo tienen paso por barrica. Cuando es plantado en zonas cálidas presenta un aroma típico de aceitunas negras, regaliz, pimienta y trufa; si por el contrario es clima frió puede tener aromas de flores azules y violeta.

Carménere: El gran comeback de esta uva, luego de que desapareciera de Europa a causa de la filoxera, fue en Chile, en donde se asume actualmente como bandera. Es reconocible por sus aromas vegetales que recuerdan el ají dulce y el pimentón rojo, acompañadas por notas mentoladas de eucalipto. Bajo este particular manto de aromas puede hallarse mora y ciruela madura.

Cabernet Sauvignon: La variedad tinta más conocida en el mundo, originaria del Médoc francés tiene características aromáticas diversas que dependen del lugar donde crecen y de como se maneja el viñedo. Cuando la planta tiene demasiado follaje o fue cosechada antes de tiempo, presenta aromas vegetales que recuerdan al pimentón verde. En lugares cálidos donde la uva logra una buena madurez, sea por el clima, o por la paciencia del vinicultor, estos vinos se tornan intensos y elegantes, con aromas de casis, grafito y eucalipto. Los que pasan largas crianzas en roble y en botella regalan recuerdos de chocolate amargo, cedro, cuero, regaliz y notas anisadas.

Merlot: Aunque se trata de un vidueño prácticamente universal, es de Burdeos, Saint Emilion y Pomerol donde se consiguen sus más fieles intérpretes.  Desarrolla comúnmente aromas de mermelada de fresa, y mora, acompañados por toques especiados como la vainilla y la canela cuando el vino a pasado por barrica.

 

Fuente: Guía Excesos de vinos 2010  – Maya García

Foto: www.instagram.com\carolinawines