Buen corazón y vino

Además de lo buena gente que te hace parecer, es beneficioso para la salud de tu sistema cardiovascular!

Una de las investigaciones científicas modernas es la del francés Serge Rénaud quien, en 1992, dio a conocer, bajo el titulo “La paradoja francesa”, los resultados del trabajo que había llevado a cabo durante 20 años mediante el seguimiento de 34.000 personas de todo el mundo en edades comprendidas entre 40 y 60 años.

La conclusión a la que llegó fue qué aunque los franceses consumían una cantidad de grasas similar a las de los estadounidenses, la incidencia en enfermedades cardiovasculares era significativamente menor en Francia que en Estados Unidos.

A partir de entonces otros resultados han podido determinar que no solo en Francia sino en los pueblos del Mediterráneo, en general, entre los cuales el vino forma parte de la vida cotidiana y de sus costumbres ancestrales, hay menor incidencia de problemas cardiovasculares como el infarto al miocardio y los accidentes cerebrovasculares.

En efecto, los países con influencia de la cultura vitivinícola  tienen tasas de mortalidad asociadas a estas dolencias menores que las de otros pueblos que solo toman vino de manera más esporádica o, simplemente no lo toman.

Al analizar la dieta y los hábitos de unos y otros se ha detectado que la diferencia, a la hora de determinar la presencia de colesterol nocivo en las arterias, la establecía la sana costumbre de acompañar la comida con una o dos copas de vino.

Tomado de la Guía Exceso de vinos dirigida por Carlos Pacheco García