Aprenda a decantar un vino como todo un sommelier

Artículo tomado de: www.cocinayvino.com

Por: Ana María Mieres

 

Para decantar un vino hay que tomar en cuenta su edad, su tiempo de guarda y la ocasión en la que lo vamos a disfrutar. El procedimiento es sencillo, solo hay que hacerlo con delicadeza y elegancia.

La decantación es un proceso que cumple con varios objetivos, simultáneamente o por separado. En primer lugar, necesitamos decantar cuando estamos frente a un vino que tiene una larga guarda en botella. En este caso la intención principal es separar los sedimentos que se han formado con el paso del tiempo. Cuando vamos a beber un vino que ha sido guardado por muchos años, debemos colocarlo en posición vertical por lo menos unas 12 horas antes de descorcharlo. Esto con el fin de que los sedimentos se asienten en el fondo. Al momento de decantarlo lo haremos con mucha paciencia, cuidando que esas partículas sólidas no pasen al decantador sino que permanezcan en la botella.

También debemos decantar un vino cuando queremos aumentar su expresión aromática, ya que el aire acelera su evolución. Se recomienda especialmente cuando notamos que el vino está “cerrado”. Bien sea por temperatura de servicio muy baja o por larga guarda. En este caso la decantación ayuda a que el vino respire y muestre sus características a plenitud. Bastará con servir y agitar suavemente dentro del decantador, unos treinta minutos antes de beberlo.

Pasos para decantar un vino como un sommelier

Instrumentos necesarios: descorchador, decantador, plato de postre, servilleta de tela, copa de cata.

  1. Con la cuchilla del descorchador, se dan 3 cortes precisos a la cápsula a la altura del gollete de la botella, procurando que esta quede lo más entera posible.
  2. Retirar la cápsula y colocarla en un plato.
  3. Con la servilleta de tela, se limpia el cuello de la botella y la parte superior del corcho. Para retirar cualquier partícula que haya quedado de la cápsula.
  4. Se procede a descorchar con delicadeza, tomando firmemente el cuerpo de la botella, procurando que el corcho suene lo menos posible al salir. Se recomienda máximo 5 vueltas al tirabuzón, ya que el sinfín no debe traspasar el final del corcho.
  5. Tomar el corcho con la servilleta y retirarlo del descorchador muy suavemente. Colocarlo en el mismo plato con la cápsula.
  6. Con mucha precisión y elegancia tomar el decantador, preferiblemente por la base, inclinarlo ligeramente y proceder a trasvasar el vino.
  7. Procurar que el vino choque contra la pared del decantador, esto hará que se rompan las moléculas de aromas y se vaya aireando con mayor rapidez, cuidando que los sedimentos (si los tiene) no pasen al decantador sino que reposen en el final de la botella.
  8. Cuando ha sido trasvasado por completo, se recomienda agitar el decantador con delicadeza y en forma circular una vez. Para contribuir con el proceso de aireación.
  9. Se deja reposar unos treinta minutos antes de proceder a catarlo y verificar que haya surtido efecto.