5 trucos infalibles para eliminar las manchas de vino tinto

Disfrutar de un buen vino es un placer para todos los sentidos. Pero, ¿qué ocurre si la ropa se mancha con esta bebida? Que no cunda el pánico. Con estos trucos, no hay ningún problema.

La sal, la mejor aliada. Si la mancha está en algún mantel o sobre las alfombras, la sal será la mejor aliada. Primero hay que tratar de eliminar el exceso de líquido con servilletas y cubrir el resto con sal, hasta que no se vea la mancha. Se deja actuar y, cuando la sal esté seca, emplea el aspirador para eliminar la sal y, entonces, ¡magia!: la mancha de vino habrá desaparecido. También funciona con prendas de vestir, pero este truco requerirá además de un lavado con agua y jabón complementario.

Polvos de talco si es un mancha reciente. Este producto se puede emplear cuando la mancha aún esté húmeda para que se absorban. Cuando se seque, hay que frotar con un cepillo y lavar con agua y jabón.

Detergente y agua oxigenada, lo mejor para la ropa. Para eliminar manchas de textil, hay que hacer una mezcla de partes iguales de detergente líquido y agua oxigenada y ponerla sobre la mancha. Cuando haya desaparecido, hay que lavar la ropa de forma habitual. Este truco es más efectivo en ropa clara, pues el agua oxigenada tiende a eliminar colores.

La leche, para (casi) todo. Un viejo remedio es la leche que, según cuentan los remedios populares, puede emplearse para eliminar muchas manchas, entre ellas, las de vino tinto. Solo hay que calentar este producto en un recipiente y dejar la prenda manchada a remojo. Después, lavarla.

Vino blanco. ¿Imagina eliminar una mancha de vino con otro vino? Pues en este caso funciona. Solo hay que verter vino blanco sobre la mancha de tinto, lo que ayudará a eliminar los taninos. Eso sí, hay que evitar frotar. Es mejor humedecerla poco a poco.

 

Artículo tomado de https://www.heraldo.es

Foto de https://pixabay.com