4 razones para comer con burbujas

Las fiestas decembrinas son perfectas para practicar un arte que mucha gente esquiva sin saber de lo que se pierde: comer acompañado de vinos espumosos. Por eso te cuento por qué a mí me encanta hacerlo.


Será siempre una ocasión especial

Los espumosos son los vinos que mejor calzan la frase que atribuyó Maya, la protagonista femenina de Sideways, a una botella de un afamado vino de Burdeos: no se necesita una ocasión especial para descorcharlo porque descorcharlo es por sí mismo la ocasión especial. Desde que comienzas a enfriar la botella, cuando retiras la cápsula y el morrión, al sentir la fuerza del gas carbónico cuando haces girar y el corcho, al servirlo y ver las burbujas, todo el proceso hasta el momento cuando lo pruebas, un espumoso aporta un elemento especial y único.

Puedes prolongar el brindis

Estas fechas, en las que los reencuentros y los momentos emotivos son frecuentes, son perfectos para comenzar con un brindis y al comer con un vino espumoso puedes servir esa primera copa y luego pasar directamente a un aperitivo o entrada y seguir disfrutando tu menú.

Puedes armonizar sabores extremos

La forma como los buenos espumosos rosé acompañan comidas especiadas o cómo las burbujas y la espuma atenúa la intensidad que suele tener un ceviche hace que los espumosos permitan armonizar platos que los vinos tranquilos no pueden.

Te acompañan hasta el postre

Es una experiencia gastronómica muy especial comenzar una comida con una copa de espumoso con notas a manzana verde para acompañar una ensalada de hojas verdes con un aderezo frutal, seguir con un risotto o un pollo a la crema con puré cremoso de papas y cerrar con una tartaleta de frutas y crema pastelera y ver cómo el mismo vino va cambiando para matizar los platos y podemos percibir matices distintos. De hecho, para la sobremesa, un champagne o un cava vintage con un largo añejamiento es una opción exquisita ¡Esto resume la magia de comer con espumosos!

Artículo de Jesús Nieves Montero

Síguenos en nuestras redes sociales