4 cosas que debes saber si (crees que) no te gusta el cabernet sauvignon

Bien reza el dicho que “entre gustos y colores…” Pero, ¿en serio sigues repitiendo que no te gusta el cabernet sauvignon? Lee estas notas y disfruta de una de las cepas más importantes del mundo del vino.

No hay un único cabernet sauvignon. Como en todos los vinos, la región en la que se produce la uva y la presencia o no de madera puede cambiarlo todo, así que no creas que no te gusta el cabernet por ese ejemplo que probaste que tenía demasiada madera o era demasiado áspero, atrévete a degustar regiones diferentes y a buscar sin madera o diversos períodos de maduración. Te vas a sorprender.

Es uno de los mejores compañeros de las carnes rojas. Si eres carnívora o carnívoro necesitas repensar tu relación con el cabernet sauvignon. Su tanino y su estructura es capaz de matizar diferentes cortes de carne, desde los más delicados a los más suculentos y grasos, así que es buena ocasión para descorchar.

Generalmente desarrolla aromas y sabores exquisitos con el paso del tiempo. ¿Te gusta tener botellas para ver cómo evolucionan con los años? ¡Tienes que pensar en cabernet sauvignon! La forma como de la intensa ciruela negra la cabernet puede ir agregando aromas de flores oscuras marchitas, pimienta y tabaco puede llegar a fascinar.

Entonces, ¿te animas a darle una nueva oportunidad al cabernet?

Artículo de Jesús Nieves Montero

Foto: @Monteswine