4 combinaciones gastronómicas sensualmente inolvidables

Se acerca el 14 de febrero y en estas fechas la gastronomía siempre es protagonista importante, por eso te cuento algunas ideas poco convencionales que pueden ayudarte a darle un toque exquisito a la celebración con tu pareja. Te contamos 4 combinaciones gastronómicas sensualmente inolvidables.

Helado de chocolate y pimienta negra.

Un helado de chocolate cremoso o un sorbete intenso de alto porcentaje de cacao es, en sí mismo, un manjar casi afrodisíaco pero, sí, hemos descubierto una forma de potenciarlo. Simplemente agrega, al gusto, pimienta negra recién molida, mezcla un poco y prepárate para ampliar el horizonte de tu paladar. Si te gustan las hojuelas de pepperoncino también puedes lograr un resultado similar. ¿Imaginas un beso después de este bocado?

Helado de frutos secos, aceite de oliva extra virgen y sal gruesa.

Puede ser un helado de pistacho o también de nuez, avellana e incluso maní, siempre y cuando más que esencias artificiales se sienta como en un turrón o mazapán la concentración de la materia prima. Una vez servida la porción agregas una o dos cucharaditas de aceite de oliva como si fuera un jarabe y esparces unos pocos granos de sal gruesa. Cuando el helado alrededor de la sal comience a derretir, da una primera probada y te aseguramos que no vas a querer parar hasta el final.

Chocolate oscuro y aceto balsámico.

En un envase como el que colocan en los restaurantes de sushi para la salsa de soya se coloca una porción de aceto balsámico y en un plato para compartir, preferiblemente blanco y plano, trozos de chocolate de a partir de 70% de cacao. Simplemente se hunde el chocolate antes de cada bocado en el balsámico… ¡y mínimo se suspira!

Reggiano y miel.

Se cortan tacos de queso reggiano, se bañan en miel, de forma generosa… ¡y listo! Lo mágico de esta combinación es su sencillez: la textura del queso absorbe la miel, dulces y salados se van equilibrando, los aromas se potencian y, al tacto, tanto en los dedos como en boca, es simplemente una caricia.

Artículo de Jesús Nieves Montero

Combinaciones gastronómicas sensualmente inolvidables
Síguenos en nuestras redes sociales