3 vinos perfectos para la cena de San Valentín

Pocas cosas dicen te amo como una copa de vino y estas tres opciones son perfectas para acompañar un menú romántico.

Burbujas rosadas. El vino espumoso, desde su descorche, es sinónimo de celebración pero cuando se trata de las rosadas el efecto se potencia. Primero esos tonos que pueden ir desde el rosa pálido hasta el salmón intenso con reflejos que van desde los naranjas hasta los cobrizos, son un deleite a la vista. Luego los aromas que suelen mezclar frutas rojas frescas con flores y algún perfume de hierbas aromáticas, y finalmente esa sensación chispeante en boca. Además, uno luce realmente elegante con una copa de espumoso rosado en la mano.

Tintos especiados. Una cena romántica no es el mejor momento para los tintos más potentes y complicados de beber, independientemente del menú queremos disfrutar y despertar nuestros sentidos así que un malbec o un syrah con su gusto que recuerda a la canela, la guayabita juntos con frutas rojas y oscuras son en sí mismos un elemento de seducción, de esos vinos de los que una sola botella no basta.

Blancos florales. Los blancos que regalan perfume de flores blancas y amarillas como algunos sauvignon blanc chilenos, servidos fríos son perfectos como aperitivo para que con su acidez terminen de despertar el apetito o para acompañar una entrada ligera bien sea de ensalada o de frutos del mar. Perfecto para conversar sin cansar el paladar.

Artículo de Jesús Nieves Montero

Foto de @mateusrosewine

Síguenos en nuestras redes sociales