3 vinos diferentes para 3 padres diferentes

En la celebración del Día del Padre el vino es una opción perfecta, sin embargo, es interesante buscar aquél que mejor encaja con la personalidad del homenajeado y aquí te ofrecemos una guía sencilla y divertida para que hagas la mejor selección.

 

Padre clásico, Rioja. Debe vestir traje casi todos los días y trabaja en oficina, la formalidad se ha convertido en algo cotidiano para él. ¿Qué mejor que un tempranillo de Rioja, la primera Denominación de Origen de España? Esas notas exquisitas que recuerdan al café y la lluvia mojada sobre la fruta roja madura le van a gustar.

Padre aventurero, carmenere. Si tu padre es un entusiasta permanente de las excursiones y actividades al aire libre y no puede esperar que llegue el fin de semana para entregarse a estas exploraciones, una carmenere chileno puede ser su mejor compañía. Esta variedad de uva que por años estuvo confundida en el viñedo chileno entre plantaciones de merlot tiene un carácter especiado que hace de cada copa una aventura en sí misma.

Padre casual, malbec. Sólo lo ves en corbata si hay una fiesta en la que desde la invitación lo conminan a que la use. Prefiere los mocasines de cuero suave o de ser posible zapatos deportivos con jeans y chemises aunque no es extraño verlo en franela. Éste es el tipo de padre que va a disfrutar de la voluptuosidad del malbec, de esa invitación permanente que hace el rey de los vinos argentinos a probarlo sin complicaciones y a brindar con él sin razones demasiado profundas sino simplemente para celebrar la vida.

Artículo de  Jesús Nieves Montero