3 maridajes de vinos y la Rosca de Reyes

Los puristas pensarán que es innecesario servir vino con este dulce tradicional que en buena medida cierra las fiestas navideñas ya que el chocolate caliente suele ser la bebida favorita. Sin embargo, estas opciones ofrecen una oportunidad para un último brindis antes de retomar las rutinas en el nuevo año.

Cava. ¿Es necesario tener una excusa para descorchar burbujas? Pero en el caso de la Rosca tradicional la combinación es exquisita: las notas de pan tostado del vino se encuentra con los aromas del dulce y la acidez contrasta el sabor de las frutillas o incluso la crema si es de las roscas rellenas. Es una armonía placentera y seductora.

Porto branco. La calidez y el contrapunto ácido y dulce de esta versión del célebre fortificado portugués es buena compañía para la rosca. El placer se multiplica si se trata de una rosca en la que los frutos secos o incluso el mazapán de almendras tienen protagonismo. Si la rosca tiene chocolate podría cambiarse por un porto ruby.

Chardonnay con breve paso por madera. Los aromas y sabores de manzanas verdes y amarillas propios del chardonnay más los detalles de vainilla que suele dejarle el paso por madera producen una combinación inesperada y agradable. Prueba servirlo un par de grados de temperatura más arriba de lo que habitualmente sirves los vinos blancos y disfruta.

Artículo de Jesús Nieves Montero

Síguenos en nuestras redes sociales