3 claves para entender el sauvignon blanc del Valle de Casablanca

Además de sus tintos clásicos como Le Dix, Los Vascos han conquistado paladares con su sauvignon blanc. ¿Su secreto? El terroir del Valle de Casablanca y aquí te ofrecemos claves para entenderlos.

Océano Pacífico. Al estar plantadas las viñas muy cerca del océano Pacífico, su influencia es muy importante. Por un lado, la brisa fría en noches y madrugadas dan contraste al sol de los mediodías mientras que este entorno aporta una mineralidad notable que se siente en nariz y en boca con notas ligeramente salinas y le da un carácter diferente a otros sauvignon blanc plantados tierra adentro.

Valoración de los expertos. Hace un par de años en los Chilean Wine Awards se convocó a un grupo de especialistas en vino para definir cuál sería el futuro de los caldos chilenos. El resultado fue contundente: sus vinos en las viñas más cerca del Pacífico, como Casablanca y Leyda pero, sobre todo, sus sauvignon blanc que tienen un perfil único y que sólo puede levemente asemejarse al de sus pares de Nueva Zelanda aunque los chilenos tienen más complejidad.

Longevidad. Perfectos para tomar recién salidos al mercado, cuando lucen su amarillo pajizo con reflejos verdosos y regalan un cítrico de piña no muy madura y la mineralidad, cuando se guardan en buenas condiciones desarrollan, aparte de un hermoso color más dorado, notas de piña madura, algo de mermelada de durazno y junto con lo más salino de su mineralidad algunas notas de pimienta blanca. De los pocos blancos en el mundo de los que vale la pena comprar varias botellas y descorchar cada 6 o 7 meses durante un período de 3 a 5 años para percibir su evolución.

Artículo de Jesús Nieves Montero