101 Respuestas a preguntas sobre el vino con Miro Popic (entrega 3 de 10)

¿Qué es eso de servir el vino a temperatura ambiente?
Una tontería inventada nadie sabe por quién y que se sigue repitiendo en muchos de los textos sobre vino. Porque ¿cuál es la temperatura ambiente? ¿La de la calle o la que hay dentro de un local? ¿La que se consigue con el aire acondicionado para aplacar el calor o la que se logra con calefacción o chimenea para mitigar el frío? Porque la temperatura ambiente en el Caribe, por ejemplo, no es la misma que en Alaska o Siberia. La de diciembre no es igual a la de julio, y es temperatura ambiente en ambos casos. El buen servicio del vino es y será siempre a la temperatura correcta.

¿A qué temperatura se pueden beber los vinos?
Los vinos blancos jóvenes y ligeros, bien fríos, entre 6º/8º C. Los vinos blancos de cuerpo medio, aromáticos, fríos, entre 8º/10º C. Los vinos blancos de cuerpo y con madera, medianamente fríos, entre 12º/15º C. Los vinos espumosos secos, afrutados, bien fríos, entre 6º/8º C. Los champagnes, fríos, entre 8º/10º C. Los vinos rosados bien fríos, entre 6º/8º C. Los vinos tintos jóvenes, ligeros, afrutados, medianamente fríos, entre 12º/14º C. Los vinos tintos de cuerpo medio, entre 15º/16º C. Los vinos tintos de cuerpo, estructurados, tánicos, a 18º C. Los vinos dulces y licorosos, medianamente fríos, entre 12º/14º C.

¿Puedo guardar los vinos en casa si no tengo una cava?
Cualquier persona que guste del vino puede tener su pequeña bodega en casa sin necesidad de construir un recinto especial para ello. Debe tener en cuenta eso sí, ciertas condiciones mínimas de almacenamiento. Hay que buscar un rincón tranquilo, con la menor luz posible, donde la temperatura sea constante y que no pase de 18º C, alejada de olores fuertes como detergentes, pinturas, etc., y donde exista cierta humedad. Las botellas se guardan en posición horizontal. Existen también unos contenedores isotérmicos con temperatura controlada, ideal cuando se trata de grandes vinos.

¿Qué comer con un syrah?
Uva tinta francesa muy usada en el Ródano que ha encontrado en Australia y el Nuevo Mundo expresiones diferentes interesantes. Produce vinos tintos intensos, afrutados, exóticos, suculentos, cremosos, carnosos. Cuando son jóvenes y ligeros, van bien con aves horneadas condimentadas, comidas especiadas, carnes rojas a la parrilla, quesos de pasta dura. Cuando son vinos de mayor concentración, van bien con comidas más complejas, incluso con un toque dulzón. Los vinos del Ródano y algunos de Languedoc-Rosellón son de uva syrah

¿Qué hizo Louis Pasteur por el vino?
Pasteur ha sido el científico que más ha hecho por el vino por sus investigaciones sobre la fermentación y las levaduras. “El vino es la más saludable y la más higiénica de todas las bebidas” escribió en 1866 cuando publicó su obra más famosa Estudios sobre el vino, sus enfermedades, causas que la provocan y nuevos procedimientos para su conservación y envejecimiento. Inventó el método de pasteurización que se aplica hoy en día con una serie de productos, especialmente la leche.

¿El vino engorda?
¡No! No sólo no engorda, sino que puede ayudar a contribuir a la pérdida de peso, siempre que se beba en dosis moderadas. Un vaso de vino tinto aporta entre 100 y 150 kilocalorías, pero la diferencia radica en la forma en que el organismo procesa esas calorías. Las transforma rápidamente en energía, sin que lleguen a convertirse en grasa. En el libro Protein Power, los doctores Michael R. Eades y Mary Dan Eades, mencionan un estudio realizado en Nueva York con tres grupos de personas: los que bebían vino, los que bebían bebidas alcohólicas fuertes y los abstemios. Sometidos a dieta se comprobó que los que bebían vino con las comidas perdían más peso y más rápidamente que los demás. En 1995 en Brasil, en la universidad de Río Grande do Sul, se examinó la relación cintura/cadera de 12.145 personas. Los que consumían más de seis vasos de vino a la semana mostraron una relación cintura/cadera menor que la de los abstemios, mientras que los que consumían cerveza mostraron un 40% más que los que no consumían bebidas alcohólicas.