10 claves para iniciarse en el mundo de los vinos

Consejos para personas sin ningún conocimiento en el mundo de los vinos

Si eres una persona sin ningún conocimiento en el mundo de los vinos, esta guía está hecha para ti. Sigue leyendo y descubrirás una manera de comenzar en este fascinante mundo.

Los siguientes consejos están pensados solamente como punto de partida de todas aquellas personas que deseen iniciarse y no saben por donde comenzar:

1 ANALIZAR EL VINO

La cata del vino, o “análisis sensorial” del vino, como se define habitualmente, se lleva a cabo en tres conocidas fases: vista, nariz y boca.

2 EL COLOR DEL VINO

Los colores luminosos y brillantes nos indican que estamos ante vinos jóvenes, a medida que el vino envejece se va “apagando”. Los blancos jóvenes son amarillo pálido o pajizo, con el tiempo evolucionan a dorados, oro o ámbar. Los rosados son rosa pálido o rojo claro y con el tiempo se vuelven asalmonados. Los tintos jóvenes son rubí o cereza y con el tiempo se vuelven granate o teja.

3 LOS AROMAS DEL VINO

Para captar los aromas es importante que no existan otros olores que nos perturben. Cogemos la copa por la base y la balanceamos, de este modo se liberan más aromas. Los vinos jóvenes suelen tener aromas frutales y florares. Por el contrario los vinos envejecidos adquieren aromas más complejos, como a especias, a fruta madura o pasificada, balsámicos o a madera.

4 EL GUSTO DEL VINO

Un pequeño sorbo es suficiente para disfrutar el sabor. La lengua sólo capta sabores (dulce, salado, ácido y amargo), también capta sensaciones táctiles (liso, rugoso, suave, áspero, caliente, frío,…). En boca, también se captan olores, se producen a través del retrogusto o postgusto que es el aroma que deja el vino tras el trago al exhalar el aire de nuestros pulmones, parte del cual muchas veces sale por la nariz (vía retronasal).

5 EL LENGUAJE DEL VINO

Para definir los colores, olores y gusto de los puntos anteriores el mundo del vino ha desarrollado su lenguaje propio, por eso hablaremos de vinos untuosos o con cuerpo, si es denso; astringente, si es amargo, fresco o vivaz, si es ácido; elegante o delicado, si es aterciopelado; persistente o largo, si tras el trago perdura el sabor en boca;…etc.

6 EL SERVICIO DEL VINO

Ni en vino tinto debe estar del tiempo, ni el blanco frío. Cada vino debe estar a una temperatura en la cual sus aromas y sabor puedan percibirse en su máxima expresión. Los vinos tintos deben estar a una temperatura de entre 14ºC a 18ºC y los blancos y rosados entre los 10ºC y los 14ºC. Si el vino está a una temperatura superior lo mejor es usar una cubitera con hielo y agua para enfriarlo, a la hora de escanciar, llene poco cada copa, no más de un tercio, salvo cavas, que se sirve hasta arriba, y generosos y dulces, que se sirve en pequeñas copas hasta la mitad. El vino debe servirse siempre en copa de cristal totalmente transparente y limpia. Una vez abierta la botella el vino debe consumirse en dos o tres días como máximo.

7 ACOMPAÑAR EL VINO

La sed, se calma con agua, la idea del vino en la comida es potenciar el sabor de ésta sin llegar a taparlo. Lo más importante es que un plato no desmerezca a un vino y viceversa, ambos deben salir ganando con la unión. Puedes acompañar un vino con la comida que quieras, no hay reglas, prueba y si te gusta perfecto. Exite una corriente en el mundo del vino que no habla de comida sino de “momentos” para el vino, por ejemplo una primera reunión de negocios debe hacerse con un blanco, un cierre de negociación con un tinto; una primera cita con un blanco, un cita más pasional con un tinto,…etc.

8 GUARDAR EL VINO

Si el vino se va conservar de inmediato (en periodos inferiores a dos meses) puede reposar verticalmente, no obstante su forma óptima de conservación es horizontalmente. Lo más importante en la conservación del vino es que no existan cambios de temperatura bruscos, que no se mueva mucho y que no incida la luz directa sobre las botellas.

9 VARIEDADES DE UVAS

Las variedades de uvas más habituales en España son: para tintos Tempranillo, Garnacha y Monastrell; para blancos Albariño, Airén y Verdejo, para cavas Macabeo, Xarello y Parellada y para dulces Moscatel y Pedro Ximenez. Las variedades internacionales más conocidas son: para tintos Cavernet Sauvignon, Merlot, Pinot Noir y Syrah; para blancos Chardonnay, Sauvignon Blanc, Riesling, Sémillon y Gewurztraminer.

10 ORIGEN

Los vinos habitualmente tienen un reconocimiento geográfico de procedencia, que en el caso de España, son las llamadas Denominaciones de Origen (DO), Indicaciones Geográficas (IG), Vinos de la Tierra (VT) o Vinos de Pago (VP). Estas denominaciones, además de garantía de procedencia lo es de calidad, pues los vinos amparados por éstas deben someterse a una serie de controles.

Artículo tomado de https://www.vinetur.com/

Síguenos en nuestras redes sociales